“Creando en la comunidad”

by

Texto introductorio para el grupo de trabajo “Creando en la comunidad”, por Cecilia Macfarlane.

Cecilia Macfarlane es la impulsora y moderadora de este grupo de trabajo. Fundó y dirige la Oxford Youth Dance, la DugOut Adult Community y la Crossover Intergenerational Dance Company, y cofundó y dirige la Oxford Youth Dance Company.

Resumen

La danza tiene el poder de establecer vínculos entre la calle y el escenario, entre la comunidad y el bailarín profesional. Si fomentamos la diferencia, la singularidad del individuo, podemos crear danza que sea por, para y de las personas.

Texto

La danza, aunque predominantemente sea una forma de arte silenciosa, tiene el potencial de comunicar con todo el mundo. Se sirve del cuerpo para ilustrar ideas y expresar emociones y creencias, para demostrar la diferencia y para inspirar tanto a bailarines como a público. Como forma de arte es al mismo tiempo accesible (en el sentido de que todo el mundo puede comprenderla puesto que no existe la barrera del lenguaje) e inaccesible (puesto que por lo general se entiende que ser bailarín es posible sólo para algunos elegidos). Resulta maravilloso observar a bailarines con una amplia formación, pero esto puede resultar alienante ya que el público se limita a ser únicamente “voyeur” del espectáculo, incapaz de conectar con aquello que ve como si fuera algo que se extrae de sí mismo; es un espectáculo. Aun así, la danza puede ser entendida también como inspiradora y animar al espectador a tomar conciencia de su cuerpo. Existe la posibilidad de que el espectador se convierta en el bailarín como resultado de la observación de la danza.

La danza en comunidad1 ofrece a todo el mundo, con independencia de la edad, la apariencia o la habilidad, la oportunidad de bailar y descubrir el talento único de cada uno. El hecho de que cada persona sea diferente y se mueva de manera diferente debe ser ensalzado. Es esta participación en la danza en comunidad lo que conduce al bailarín motivado a asistir, quizá por primera vez, a una actuación. Este bailarín será capaz de reconocer y comprender qué se siente al bailar, cómo se crean las coreografías e, inmediatamente, adquirirá un lenguaje conectado con el acto de bailar. Existen nexos en este trabajo que unen al “bailarín en comunidad” a la actuación de danza profesional. A menudo, el grupo de danza en comunidad se presentará en teatros y festivales tanto locales como internacionales. Este hecho genera un nuevo vínculo hacia un nuevo grupo de espectadores que se reflejan en estos bailarines y se dan cuenta de que ellos pueden también pueden bailar si así lo desean. Estos grupos de danza compartirán escenario con bailarines profesionales, a veces como artistas invitados al inicio de la sesión, o bien como parte integrante del espectáculo. A veces, incluso, los profesionales y los bailarines en comunidad crean una pieza con un coreógrafo y actúan conjuntamente, en situación de igualdad. Otro vínculo se establece también cuando se invita espontáneamente al público a unirse al espectáculo; esto ocurre particularmente en actuaciones callejeras y espectáculos site-specific.

Con la comunicación a través de los medios electrónicos, nos volvemos cada vez más sedentarios, enfrentándonos al riesgo de no volver a comunicar físicamente, de olvidar cómo movernos. Me alegra el hecho de que, aunque la danza pueda existir electrónicamente es, fundamentalmente, un arte físico que necesita ser visto y experimentado en directo y que es esencial para una existencia completa y saludable.

Danza en comunidad: me refiero en este texto a la danza contemporánea y creativa en el seno de la comunidad. No toda la danza en la comunidad es inclusiva de edad, apariencia y diferencia.

Mini CV 2010

Cecilia Macfarlane se formó como profesora en la Royal Academy of Dance y como bailarina en la London School of Contemporary Dance. Vive en Oxford. Es bailarina independiente y goza de reconocimiento nacional e internacional por su trabajo en la comunidad. Es fundadora y directora de la Oxford Youth Dance, la DugOut Adult Community y la Crossover Intergenerational Dance Company, y cofundadora y directora de la Oxford Youth Dance Company. Ha sido profesora de Artes en la Comunidad en la Coventry University durante nueve años. Su trabajo se basa en su profunda creencia de que la danza es para todo el mundo; fomenta la individualidad y la genuinidad de cada bailarín. Como performer, Cecilia se mantiene siempre atenta a la expresividad, al cómo el movimiento puede comunicar con tanto vigor sin necesidad de palabras. Su trabajo está muy influenciado por sus estudios con Joan Skinner, Helen Poynor, Deborah Hay y, más recientemente, con Anna Halprin.

En el siguiente link, puede accederse a un vídeo sobre la Crossover Intergenerational Dance Company: http://vimeo.com/10880880

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: